Información sobre VIH

web5

¿Qué sabemos sobre el VIH/SIDA?

 

Prólogo

En Argentina hay aproximadamente 126.000 personas viviendo con VIH y se estima que el 40% de ellas desconocen su situación. Hay 5500 nuevos infecciones de VIH al año, es decir que 15 personas por día contraen la infección. Afortunadamente, el VIH hoy es una infección crónica, con buena calidad de vida gracias a los nuevos tratamientos. El miedo a contraer el VIH, la falta de información de la población y los prejuicios han generado no sólo discriminación con quienes conviven con el virus, sino también con sus familias y amigos. La causa de esto es el desconocimiento y los falsos conceptos.

Nuestro objetivo es informarte de manera clara sobre el VIH/SIDA. Es nuestra misión capacitar a la comunidad, para que se aborde la temática desde la prevención. Estamos convencidos que la educación es un pilar básico de la estrategia para reducir los prejuicios, desmitificar falsas creencias, y estimular conductas humanitarias.

“El miedo es el resultado del desconocimiento”

Dr. Marcos Marino

Presidente de Fundación Rosas

VIH, son las iniciales de Virus de Inmunodeficiencia Humana. Este virus puede atacar diferentes tipos de células de nuestro organismo, pero tiene preferencia por los linfocitos T, células del sistema inmune que nos defienden de agentes infecciosos, disminuyendo su número. De esta forma, nuestras defensas se van debilitando en forma progresiva, condición que puede pasar desapercibida durante años.

Se denomina SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) a la etapa final de la infección por VIH. Cuando el virus ha logrado debilitar seriamente nuestras defensas, nuestro organismo queda expuesto a diferentes agentes infecciosos que producen las llamadas enfermedades oportunistas, como por ejemplo: Toxoplasmosis cerebral, Sarcoma de Kaposi, Tuberculosis, Retinitis por CMV, etc.

No, no es lo mismo. Tras adquirir la infección, la persona convive con el virus y, pudiendo estar medicada o no, no manifiesta síntomas de ninguna clase. El SIDA es la etapa avanzada de la infección caracterizada por defensas bajas, altos niveles de virus en sangre y aparición de las llamadas enfermedades oportunistas. En cualquiera de los dos casos, la persona puede transmitir el virus a otra.

Es posible contraer el virus cuando algún fluido corporal de una persona que convive con el VIH, como son: sangre, líquido pre-seminal, semen, secreción vaginal o leche materna entran en contacto con las membranas mucosas del pene, vagina, ano o boca o con heridas en la piel de una persona sana. Las formas de transmisión son:

Transmisión Sexual: Las relaciones sexuales sin protección en cualquiera de sus formas: anales, vaginales y orales, entre personas del mismo sexo (homosexuales) o de distinto sexo (heterosexuales), pueden transmitir el VIH. Esta es la vía más frecuente de transmisión. Una única relación sexual con una persona que convive con el VIH puede ser suficiente para contraer la infección.

Transmisión Sanguínea: La sangre de una persona que convive con el VIH puede transmitir el virus al tomar contacto con la sangre de una persona sana, lo cual constituye la vía más eficiente de transmisión. Esto puede ocurrir al compartir agujas, jeringas, y/o elementos corto-punzantes en usuarios de drogas endovenosas; cuando se realizan tatuajes y/o perforaciones en cualquier parte del cuerpo reutilizando el material descartable o al utilizar instrumental médico o quirúrgico sin esterilizar (odontólogos, pedicura, etc.). La transmisión también puede ocurrir por transfusiones de sangre o sus derivados infectados con el virus. Debido a los estrictos programas de control y testeo de la sangre a transfundir y a la alta sensibilidad de las metodologías empleadas en los bancos de sangre, hoy en día es poco frecuente la trasmisión por esta vía.

Transmisión Vertical: Una mujer que vive con VIH puede transmitir la infección a su bebé durante el embarazo, en el momento del parto o durante la lactancia. Este riesgo se puede reducir si la mujer es diagnosticada precozmente durante su embarazo y se ponen en práctica todas las intervenciones disponibles para evitar la transmisión de madre a hijo. Por este motivo, es muy importante solicitar el test de VIH a toda mujer embarazada o que este planificando un embarazo y recomendar su realización a su pareja.

Estudiar, trabajar o jugar, intercambiar ropa con personas o niños que conviven con VIH, darse la mano, besarse o abrazarse. Beber del mismo vaso o botella, compartir un mate. Tener relaciones sexuales utilizando preservativo, bañarse con una persona que vive con VIH (duchas, piscinas), la picadura de un insecto. Todas estas actividades cotidianas no acarrean un riesgo de transmisión del VIH.
La única forma de saber si una persona ha contraído el virus es mediante la realización de un análisis de sangre, Test de VIH, que detecta la presencia de anticuerpos específicos contra al virus.
Toda persona que así lo desee, puede realizarse el Test de VIH. Como antes mencionamos, la principal vía de transmisión del virus es la sexual. Por lo tanto, todas aquellas personas sexualmente activas que hayan tenido sexo sin protección y tengan alguna duda, deben realizarse la prueba. Las mujeres embarazadas, sus parejas y los usuarios de drogas también deben testearse. El Test de VIH es GRATUITO, VOLUNTARIO y CONFIDENCIAL.
Sí, es posible haber adquirido el virus y no detectarlo mediante el Test de VIH. A este período se lo conoce como periodo de ventana y es el período de tiempo que transcurre desde que una persona contrae el virus hasta la aparición de anticuerpos específicos contra el  VIH. Con las técnicas disponibles actualmente, este período es de aproximadamente 22 días.
Debido a la existencia de este período de ventana, un resultado negativo no descarta la posibilidad de haber adquirido el virus, si la última situación/conducta de riesgo tuvo lugar menos de 3 semanas antes de la realización del test. Por otro lado, se recomienda repetir el mismo a los 3 y 6 meses posteriores a la primera prueba.

Las medias para evitar la transmisión del VIH por vía sexual son:

Sexo protegido: el uso correcto del preservativo en todo tipo de relación sexual, desde el inicio y hasta el final de la misma, es el método más efectivo para evitar la transmisión del VIH.

Abstinencia sexual: se basa en una decisión personal, voluntaria y razonada de no tener relaciones o posponerlas hasta determinado momento.

Sexo con una sola persona: Realizarse el Test de VIH conjuntamente y, frente a un resultado negativo para ambos, pautar fidelidad mutua.

La Historia Natural de la infección se refiere a como el VIH va relacionándose con nuestro organismo con el transcurso del tiempo, desde el primer momento de la infección hasta la muerte, sin mediar ningún tratamiento.

En la primera etapa, luego del ingreso del virus al organismo, el mismo comienza a replicarse (multiplicarse), pudiendo producir, en la mitad de los pacientes, lo que se conoce como Síndrome Retroviral Agudo (SRA). Durante el SRA pueden presentarse síntomas como: fiebre, dolor de garganta, aumento del tamaño de los ganglios, diarrea, sudoración nocturna, erupción cutánea, etc. En la otra mitad de los pacientes no produce síntomas. Luego, sobreviene una etapa sin síntomas que puede durar de dos a diez años, conocida como etapa de latencia.

Por último, durante la etapa de SIDA comienzan a presentarse una serie de enfermedades conocidas como enfermedades oportunistas. Finalmente, sobreviene la muerte si no se realiza tratamiento. En cualquiera de las etapas de la infección, la persona infectada puede transmitir el virus a una persona sana si no se toman las medidas de prevención adecuadas.

Si una pareja decide tener un bebé, antes de embarazarse, el médico debe recomendar a la mujer y su pareja la realización del Test de VIH. Si la mujer llega a la consulta embarazada, el médico debe solicitarle el Test de VIH en forma inmediata, y recomendarlo a su pareja, ya que en el caso de que esta resultara positiva hay tratamientos que, administrados tempranamente, disminuyen considerablemente el riesgo de transmisión del virus de madre a hijo.

Lugares gratuitos para hacerte el análisis en la Ciudad de Córdoba:

HOSPITAL RAWSON
Bajada Pucará 2025 y Ferroviario
Tel/Fax: 0351 – 4348755/56

HOSPITAL CÓRDOBA
Av. Patria 656 – Córdoba
Tel: (0351) 451-0071

HOSPITAL DE NIÑOS
Bajada Pucará y Ferroviarias – Córdoba
Tel: 0351 – 4586431
S. Social – Comité de Infectología

HOSPITAL DE CLÍNICAS
Sta Rosa 1564 – Córdoba
Tel: (0351) 4337050

MEDICINA PREVENTIVA – MUNICIPALIDAD DE CÓRDOBA
Santa Rosa 360
Tel: 0351 – 4341621 / 4342252 /53 /54

HOSPITAL INFANTIL MUNICIPAL
Lavalleja 3050
Tel: (0351) 4335452

HOSPITAL PEDIÁTRICO DEL NIÑO JESÚS
Castro Barros 650
Tel: (0351) 4346060

HOSPITAL MISERICORDIA
Belgrano 1500
Tel: (0351) 4685039

Si, es posible tratarla. Hasta el momento no hay una cura definitiva para la infección por VIH/SIDA y las vacunas están en fase de experimentación avanzada. Los tratamientos controlan la infección por el VIH y han hecho que la misma se transforme en una infección crónica. Los medicamentos son llamados antiretrovirales, los mismos deben ser indicados y controlados estrictamente por médicos especialistas. La cura para la infección todavía “no existe”. La mejor opción contra la infección es la PREVENCIÓN.

Tienen derecho:

  • A la no discriminación por ningún motivo ni de ningún tipo, ya sea social, escolar, laboral, legal o política.
  • A la prestación de servicios médicos oportunos y eficientes con un trato respetuoso y digno.
  • A la educación, el trabajo, la recreación y la convivencia social.
  • A no ser sometidos a tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.
  • A no ser obligados a declarar que viven con VIH.

Las leyes nacionales establecen la provisión del tratamiento gratuito en todos los hospitales públicos del país a toda la población. Asimismo, las obras sociales y las pre-pagas médicas tienen la obligación de prestar cobertura total a todos los afiliados que conviven con el virus. Por ley nacional, todo integrante del equipo de salud o personal administrativo que conozca el diagnostico de alguna persona, tiene prohibido revelar dicha información sin el consentimiento del interesado. Un resultado positivo no es motivo para que los servicios de salud no sean prestados ni para que un contrato laboral sea terminado. Contraer el VIH tampoco justifica la expulsión de un niño o de un joven de su escuela y no debe ser motivo para que las personas sean desalojadas de su vivienda.

La ley nacional de SIDA N° 23.798 prohíbe la toma de muestra y la realización del Test de VIH de modo obligatorio sin el consentimiento del interesado. El Test de VIH es VOLUNTARIO y ninguna persona puede ser obligada a realizarse la prueba de detección de anticuerpos anti-VIH. Si de manera voluntaria un individuo decide someterse a la misma, tiene derecho a recibir, antes y después de su realización, información suficiente y clara y tiene también derecho a que los resultados sean manejados de manera CONFIDENCIAL.